Cuéntame un cuento.es Cuéntame un cuento.es ¡las increibles aventuras del Hombre Pelo!

20150304ilustracion cuento web

 

Pelo se encontraba atrapado en el cuento, pero el lector le explicó cómo podía salir. Después se quedó dormido.

 

Al poco, un sonido extraño despertó a Pelo. Ya no estaba en el desierto. Estaba en una ciudad llena de coches. ¿Quién habría pensado esta aventura para él? ¿Qué idioma hablarían allí?. Un vehículo sin ruedas pasó por su lado.

 

Al mirar hacia arriba, vio que era ¡Una ciudad sumergida en el mar!. Se veía un cristal enorme y transparente, en lo que debería ser el cielo. Allí había todo tipo de peces. Hasta tiburones. ¿Dónde estaba? ¿Aquello era un sueño o era su imaginación?. No importaba mucho porque parecía muy interesante.

 

Alguien se sentó a su lado y empezó a hablarle en un idioma extraño. ¿O quizá estaba borracho y por eso no se le entendía?. En lo alto, los peces seguían pasando por detrás del cristal. Pelo pensó que, si se rompía, estaban perdidos. De pronto, empezó a caer agua desde arriba. "¡Ya está!", dijo, "¡se ha roto el cristal!". La persona que se había sentado a su lado, le respondió "No se ha roto nada. Es la lluvia de riego de todos los días". "¿Hablas mi idioma?", le dijo Pelo, sorprendido de que ahora le entendiese. "Aquí hablamos todos los idiomas. Nos conectamos con la red y nos lo traduce, automáticamente, en nuestro cerebro. Hasta que no has dicho algo, no sabía en qué idioma hablabas". Pelo se quedó muy sorprendido.

 

"¿En qué año estamos?". "Como aquí no hay sol, no contamos por años". "¿Y cómo contáis?", "No nos importan mucho los años que pasan, sino cómo nos lo pasamos, mientras los vivimos". "Curioso ¿y qué es eso de la lluvia de riego de todos los días?", "Aquí no hay nubes, pero sí hay plantas que necesitan agua y por eso, llueve artificialmente cada día, para que se rieguen".

 

"¿Y por qué vivís aquí, en lugar de vivir en la Tierra?". "¿No sabes lo que pasó en 2.080 de la era anterior?" "¡No! ¿Qué pasó?" "¿Has estado dormido o en hibernación todo este tiempo?. La Tierra entera fue contaminada, hasta que no fue posible vivir en ella. Algunos países construyeron ciudades, como ésta, debajo del agua. Muchas de ellas están comunicadas por túneles".

 

Un coche sin ruedas pasó de nuevo por su lado. Y no llevaba conductor. "¿Cómo funciona ese coche sin ruedas?" preguntó Pelo extrañado. "Creo que sí, que has estado dormido un montón de años. Estos coches llevan mucho tiempo funcionando. Tienen un sistema, llamado contragravedad, que los levanta del suelo y luego es muy fácil moverlos" "¡Pero van sin conductor!" "Es que no lo necesitan. Tienen un programa, que les dirige hacia dónde tienen que ir".

 

Empezaba a oscurecer. "¿Cómo se hace de noche aquí, si no hay Sol?". "Es un sistema regulado, que baja la cantidad de luz, para que parezca que se hace de noche. ¿Tienes un sitio a dónde ir a dormir?". "No". "Pues vente a mi casa. Si te encuentran durmiendo en la calle te llevarán a un lugar para perdidos, donde estarás hasta que alguien vaya a buscarte". A Pelo no le gustó la idea de ir a ese lugar. No conocía a quien le estaba invitando a ir a su casa, pero era lo único que tenía. Así que aceptó.

 

El hombre sacó una especie de patines de sus zapatos y le dijo a Pelo "¡Sígueme!". "Es que yo no tengo esos zapatos" "Pues súbete a mi espalda que nos vamos". Inmediatamente, empezaron a moverse como el coche que habían visto antes.

 

Por el camino, pudo ver a otras personas, que se movían como ellos, con sus zapatillas voladoras. Algunos coches, sin ruedas, también circulaban con algún pasajero dentro.

 

Cuando llegaron a la casa, Pelo se quedó maravillado. Era una especie de palacio encantado, de tamaño pequeño. "¿Ahí vives?" "Sí. Me gusta mucho cómo se vive mágicamente dentro de él". Pasaron por una puerta muy bajita. Había que agacharse para pasar por ella. Cuando entraron, la habitación pareció crecer por arte de magia. En el techo había estrellas. Y, una especie de pájaros de colores, volaban de un sitio para otro.

 

En una de la paredes había un cuadro, en el que aparecía nada menos que ¡El Mago Pablum!. "¿Tú conoces al Mago Pablum?" preguntó Pelo.

 

logo

Continúa en la aplicación para Android o en iOS (iPhone/iPad)

Condiciones de uso:

by-nc-nd

 

 

Texto: Pedro Pérez Gómez

Ilustración: Violeta Pérez Llorente

Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar