Cuéntame un cuento.es Cuéntame un cuento.es ¡las increibles aventuras del Hombre Pelo!

20151103ilustracion cuento web

 

Pelo fue con Gatoni a ver una conferencia en un teatro. La daba Buzz Aldrin, el segundo hombre que llegó a la Luna. Pelo le conocía de cuando estuvo en el satélite de la Tierra, en un congreso de magos.

 

Gatoni y él estaban viendo la conferencia subidos en lo alto de una cortina, cerca del techo.

 

Pelo se quiso acercar tanto para ver lo que decía, que se cayó en dirección al escenario. Fue a parar justo encima del papel que estaba leyendo Buzz. "¡Hombre Pelo! ¿Qué haces tú aquí?". Los asistentes a la conferencia no entendían nada. Iban a hablarles de Marte y hablaban de un Pelo. Pero Canesa, la investigadora, sí sabía de quién hablaba Buzz Aldrin. "¡Pelo, amigo!, ¡estoy aquí!", gritó desde el fondo de la sala. Pelo no sabía qué hacer. Si ir a ver a Canesa o quedarse con el astronauta.

 

Buzz le dijo a Canesa que podía subir al escenario. Pensó que quizá podría explicarle cómo Pelo fue a la Luna y así poder ir a Marte de la misma manera. Canesa empezó a andar muy deprisa. Buzz Aldrin era uno de sus héroes.

 

"Sr. Aldrin, es un placer conocerle y saludarle", dijo Canesa un poco nerviosa. "¡Hola, Pelo. Qué gusto verte de nuevo!". A lo que Buzz respondió: "Si os parece, después de la conferencia podemos vernos y hablar más tranquilamente". "¡Perfecto!", fue la respuesta de los dos.

 

Los asistentes a la conferencia se movieron inquietos en sus asientos, esperando a ver que les decía este hombre que, junto con Neil Armstrong, fueron los primeros en estar en la superficie de la Luna.

 

Alguien desde el fondo gritó: "¡Es falso, ustedes no estuvieron en la Luna!". Buzz ya estaba acostumbrado a oír estas cosas en sus conferencias, pero siempre le sentaban mal. Se levantó y le dijo: "Si quiere puede dar usted la conferencia". La gente empezó a abuchear al desconocido, querían oír a Buzz. El desconocido salió de la sala con cara de enfado.

 

"Gracias por su atención", prosiguió el astronauta. "La imaginación es muy importante para conseguir objetivos difíciles. Sin escritores como Julio Verne, pocos habrían pensado en ir a la Luna. Él escribió un libro, De la Tierra a la Luna, en el que envió una nave a nuestro satélite, antes de que los científicos pudieran hacerlo. Hoy seguimos necesitando de la fantasía para avanzar. Por eso, les pido que dejen fantasear a sus hijos. Y ustedes mismos pónganse a imaginar un mundo mejor. Marte es un planeta dentro de sus pensamientos. Podemos viajar a él. Primero con su imaginación y luego con sus cuerpos".

 

El público estaba encantado. Pelo, Canessa y Bulliver esperaban impacientes el momento de hablar personalmente con el señor Aldrin, para contarle sus proyectos y aventuras.

En ese momento, en la calle se oyó un ruido muy fuerte, como de cristales y hierros rompiéndose. Todos salieron a ver qué pasaba. Un objeto redondo con antenas había caído del cielo. De su interior empezaron a salir unos seres diminutos que echaron a volar como mariposas. Buzz, que también había salido, dijo: "¡Seres de otro planeta!". Canessa empezó a hacer fotos. Pelo observaba la escena, pensando que él había visto cosas aún más raras. Y Bulliver sólo tenía ojos para mirar a Canessa.

 

En unos instantes, el objeto caído del cielo produjo una pequeña explosión y desapareció ante las miradas sorprendidas de todos.

 

Buzz dio por terminada la conferencia. Estaba deseando hablar con sus amigos. "¿Nos vamos a una cafetería que he visto cerca de aquí?".

 

logo

 

Continúa en la aplicación para Android o en iOS (iPhone/iPad)

Condiciones de uso:

by-nc-nd

 

 

Texto: Pedro Pérez Gómez

Ilustración: Violeta Pérez Llorente

Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar