Cuéntame un cuento.es Cuéntame un cuento.es ¡las increibles aventuras del Hombre Pelo!

20150703ilustracion cuento web

 

Gatoni y Pelo se cayeron de una lámpara, a la que estaban subidos, en casa de Voleta. Cuando la mamá entró, hicieron magia y se arregló la lámpara rota.

 

Voleta y sus amigos se les acercaron y se pusieron a hablar con ellos. Pelo y Gatoni también querían saber algo de la vida de esos niños tan simpáticos. "¿No vais al colegio?". "No", le respondió Jaritrini, la hermana de Voleta. "Nosotros hacemos la escuela en casa". "¿Y eso qué es?".

 

Un fuerte viento abrió la ventana. Un papel voló hacia ellos. Voleta lo cogió y leyó: "Aire en movimiento, se aprende en todo momento".

 

"Mira, aquí lo tienes: Se aprende en todo momento. Eso es la escuela en casa". Según hablaban, una luz muy fuerte apareció en la ventana. Entró en la habitación y se transformó en una persona. "¡Hola!", les saludó a todos. Vengo a daros la clase de Física". Voleta, Jaritrini y sus amigos, se pusieron muy contentos. Les encantaba esa clase. Parecía una clase de Magia.

 

"A ver, ¿quién sabe lo que es la fuerza de la gravedad?". Pelo y Gatoni lo sabían. Acababan de estrellarse en el suelo, con la lámpara. Contestaron a dúo. "¡Es lo que hace que te pegues un buen porrazo, si te caes desde muy alto!". "Efectivamente, eso es la fuerza que atrae a todo lo que hay en la Tierra". "¿Y alguien sabe como funciona esa fuerza con el Sol y los planetas?". A una de las amigas de Voleta, se lo había explicado su padre, el día anterior. "Si coges un cubo pequeño, le echas agua, le atas una cuerda al asa y te pones a darle vueltas, el agua no se cae y el cubo se queda sujeto a la cuerda. Igual que los planetas, alrededor del Sol". "¡Genial!", le respondió el profe de la Luz.

 

Jaritrini, que estaba muy atenta, le preguntó: "¿Y los pedetes? ¿también se caen al suelo?" Todos se echaron a reír. Sargio quiso hacer otra gracia, "¡Eso sólo pasa si te haces caca!". "Jajaja". Todos se tiraban por el suelo de la risa.

 

El profe les dijo: "Los gases, en la Tierra, suben hacia arriba como los globos". "A propósito, vamos a inflar unos globos y a pintarlos como los planetas. Aquí los tenéis". Pelo y Gatoni estaban encantados. Así da gusto aprender, pensaron. Pero, ellos no podían quedarse allí durante mucho tiempo. Tenían que seguir viajando. Gatoni porque le gustaba y Pelo, porque quería volver a encontrarse con su amada.

 

Así que, se despidieron y salieron a la calle. Cual no sería su sorpresa, cuando al abrir la puerta, vieron que la casa estaba flotando por el aire. Cayeron como si se lanzasen de un avión en paracaídas. A mucha distancia, hacia abajo se veían las casas, las montañas y los ríos. Eran muy bonitos, pero con la fuerza de la gravedad, que acababan de aprender, tenían muchas posibilidades de hacerse una tortilla contra el suelo.

 

El Sol les daba en los ojos, su círculo amarillo enorme les impedía ver nada más. De pronto, un punto negro empezó a hacerse cada vez más grande, desde el centro de la luz solar. Se iba acercando a ellos. Ya muy cerca, pudieron verla. ¡Era Águila Real, la amiga de Pelo! *.

 

"¡Águila! ¿Cómo nos has visto?", preguntó Pelo. "Estaba planeando con el viento y subí muy, muy alto. Sentí que algo te pasaba, y decidí mirar hacia donde venía ese sentimiento. Os vi cayendo y vine a rescataros. ¡Subid a mi espalda, que os llevo a tierra!".

 

Un extraño caballo se les cruzó mientras volaban. "¿Qué ha sido eso?", preguntó Gatoni. "Es un unicornio", le respondió Águila. Vuelan y también andan por la Tierra. Sólo pueden verlos algunas personas. Si queréis hablamos con él". Sin dudarlo, asintieron con la cabeza. Águila giró en la dirección a la que se había ido Unicornio. Pronto le alcanzaron. Llevaba una estela de estrellas brillantes.

 

"¡Hola Uni!, te presento a unos amigos, Pelo y Gatoni", le dijo Águila, inventándose el nombre del gato, pero acertando de pleno.

 

"¡Hola!", respondió Unicornio, "voy a visitar una cueva llena de brillantes, ¿os venís conmigo?

 

* Ver Capítulo 1 - El Hombre Pelo y Águila Real

 

logo

Continúa en la aplicación para Android o en iOS (iPhone/iPad)

Condiciones de uso:

by-nc-nd

 

 

Texto: Pedro Pérez Gómez

Ilustración: Violeta Pérez Llorente

Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar