Cuéntame un cuento.es Cuéntame un cuento.es ¡las increibles aventuras del Hombre Pelo!

20150401ilustracion cuento web

 

Un ruido despertó a Pelo y vio que estaba en una ciudad sumergida del futuro. Allí una persona del lugar le invitó a dormir en su casa, porque se estaba haciendo de noche.

 

Cuando llegaron a la casa, Pelo se quedó maravillado. Era una especie de palacio encantado, de tamaño pequeño. "¿Ahí vives?". "Sí, me gusta mucho cómo se vive mágicamente dentro de él". Pasaron por una puerta muy bajita. Había que agacharse para pasar por ella. Cuando entraron, la habitación pareció crecer por arte de magia. En el techo había estrellas. Y, una especie de pájaros de colores, volaban de un sitio para otro.

 

En una de la paredes había un cuadro, en el que aparecía nada menos que ¡El Mago Pablum!. "¿Tú conoces al Mago Pablum?", preguntó Pelo.

"¡Sí, claro!, es uno de mis antepasados. Hay una tradición de magos en mi familia desde que empezó él. Por eso, tenemos ese cuadro en la pared". Pelo no se lo podía creer, seguro que estaba con un tatarataratataranieto de su amigo el Mago Pablum.

 

En la casa no había televisión. Te ponías un gorro, pensabas lo que querías ver y aparecía delante de ti. Pelo quiso ver una película. Delante de él, apareció una persona casi transparente, que le preguntó qué tipo de película quería ver: ¿Antigua o moderna? ¿Para niños o para adultos? ¿En color o en blanco y negro? ¿Para poder tocar a los personajes y participar en la película, o sólo para ver?.

 

Pelo estaba alucinado, realmente estaba en el futuro. Así que, eligió ver una película antigua en la que volvían al Futuro, muy apropiada para el momento.

 

La persona le dijo: "Póngase cómodo y, cuando quiera que empiece, diga ya". Pelo se puso cómodo y dijo: "¡Ya!". Delante de sus ojos empezó la película.

 

De pronto, se dio cuenta de que no sabía el nombre del tataratataratataranieto de Pablum, así que giró la cabeza para preguntárselo. Inmediatamente, la película se paró.

 

"Perdona, yo me llamo Pelo ¿y tú como te llamas?" "XZSKF, pero me puedes llamar F, como me llaman todos mis amigos".

 

La película volvió a empezar en cuanto Pelo miró a la "pantalla". A la derecha se veía una especie de plato de comida. Y ponía "Menú", para poder elegir hacer otras cosas. Al fijarse en él, volvió a aparecer la persona que le preguntaba, "¿Quieres participar en la película? ¿Quieres que hablen en otro idioma? ¿Quieres comer algo?". Pelo tenía hambre, pero le gustaba la idea de entrar en la película. "Quiero entrar en la película y comer algo".

 

Empezó una cuenta atrás "5, 4, 3, 2, 1, ¡Cero!. Está usted entrando en la película". Pelo se vio junto a los personajes de la historia. En un bar de los años 50. Él estaba en un extremo, mientras los demás discutían. Pensó intervenir, para que no humillasen al personaje, como lo estaban haciendo. Pero, la camarera se le acercó a preguntarle qué quería beber. Pelo le dijo: "Quiero comer. Póngame el plato más sabroso que tenga y agua". La camarera le miró como si fuese a decir: "¿De dónde habrá salido éste?". Pelo se dio cuenta de que estaba pensando eso, pero no le dijo nada.

 

Al volver con la comida y la bebida, la camarera le guiñó un ojo y le dijo muy bajito: "Yo también vengo de donde vienes tú". Pelo se quedó pasmado. "¿Del futuro?", pensó "¿o de la casa del descendiente del Mago Pablum?". Pero no le dijo nada.

 

Cuando ya se iba, la camarera le llamó y le dijo: "Ven mejor por aquí" y le abrió una puerta que había en el fondo del bar.

 

Cuando entraron, Pelo no se lo podía creer. Estaban de vuelta en la habitación de F. La camarera se sentó a su lado y siguieron viendo la película, como si no hubiese pasado nada.

logo

Continúa en la aplicación para Android o en iOS (iPhone/iPad)

Condiciones de uso:

by-nc-nd

Texto: Pedro Pérez Gómez

Ilustración: Cristina Llorente López

Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar