Cuéntame un cuento.es Cuéntame un cuento.es ¡las increibles aventuras del Hombre Pelo!

20140901ilustracion cuento web

 

* Hay más que lo que vemos
* Todo es posible, si lo imaginamos
* Siempre hay alguien dispuesto a echarte una mano

Si alguna vez oís una voz, pero no veis a nadie, no os preocupéis, porque quizá sea El Hombre Pelo.

El Hombre Pelo es muy, muy fino, tan fino como un pelo, por eso nadie le ve, excepto algunos niños. Esos niños no necesitan verle, porque, al oírle, imaginan cómo es realmente.

El Hombre Pelo está siempre yendo de un lado para otro. Normalmente llevado por el aire que produce su amigo Viento.

Pero sus amigos de verdad son los niños que viven en las casas donde se refugia, huyendo de aquellos que le quieren tirar a la basura cuando le encuentran en la sopa, que le gusta muchísimo. O en el lavabo, cuando se quiere lavar para quitarse el polvo de los viajes.

Estas personas normalmente dicen: "¡Qué asco, un pelo en la sopa!" o "¡Qué guarrería, pelos en el lavabo!". La próxima vez que oigáis decir eso a alguien, escuchad atentamente. Si oís una voz que proviene de esos lugares, podría ser el Hombre Pelo que ha entrado en vuestra casa y que quiere estar bien comido y muy limpio, para cuando vaya a visitaros a vuestra habitación a contar sus aventuras. Y no os preocupéis si le han tirado a la basura, él está acostumbrado a salir de las bolsas donde normalmente le tiran.

El Hombre Pelo no cree ni en la buena ni en la mala suerte. Le pase lo que le pase, bueno o malo, él se lo toma siempre como si fuese lo mejor que le puede pasar. Aprende de todo y disfruta de la Aventura.

Algo que muy pocos saben es que está enamorado. Él nunca ha hablado con su amada, pero sí la oye entre sueños. A veces cuando está solo y, sobre todo, cuando es feliz. En ocasiones ella parece que se esconde detrás de las hojas de los árboles de los bosques o entre la gente. Cuando se acerca para verla, huye y desaparece. En los momentos difíciles este amor le ayuda a seguir.

Uno de los momentos más peligrosos que ha vivido fue en su encuentro con la que después sería su amiga, Águila Real. Casi pierde la vida. Águila le confundió con una lombriz y ... 

logo

Continúa en la aplicación para Android o en iOS (iPhone/iPad)

Condiciones de uso:

by-nc-nd

 

 

Texto: Pedro Pérez Gómez

Ilustración: Cristina Llorente López

Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 


Comentarios   

+1 #1 r.borge 14-02-2015 11:11
Fantástica historia real, porque...
¿quién no ha visto en alguna ocasión al Hombre Pelo? ¿quién no se ha estremecido al escuchar su voz en casa, dentro del armario de nuestra habitación o estando solos en el cuarto de baño, mientras nos frotamos la cabeza en la ducha que parece que la vamos a romper o mientras nos peinamos en el lavabo o mientras nos cepillamos los dientes de morder mirándonos al espejo y pensando en la cantidad de cosas previstas para hacer hoy mismo, después de desayunar, y que no dará tiempo a hacerlas porque el día es algo pequeño que dura muy poco y enseguida anochece sin darnos cuenta y sin habernos pedido permiso porque el sol no pide permiso para viajar por el cielo y nunca se detiene aunque se lo pidamos por favor. Todos hemos visto en alguna ocasión al Hombre Pelo. Y el que no le ha visto es porque no ha mirado bien. Es lo que tienen los ojos. Juegan con nosotros. Y aunque mires mucho, a veces no ves. Esto es tan cierto como que en la luna hay castillos gigantes de arena donde se reúnen los magos en los meses de verano y no prohíben la entrada a nadie que quiera ir. No importa si eres niño o persona mayor. Conozco a mucha gente que ha visto al Hombre Pelo, que han hablado con él, que han escuchado por la noche, antes de lanzarse a dormir, sus increíbles historias. Son muchísimos. Juntos podrían llenar un estadio de fútbol. Y sabes una cosa, tus narraciones son fantásticas, hermosas, Pedro, pero, sshhhhhhh, y esto es un gran misterio: El Hombre Pelo jamás cuenta la misma historia a dos personas. Nunca se repite. He dicho "nunca". De tal modo que, las aventuras que a ti te ha contado, no son las mismas que me ha contado a mí. Ni se parecen. Ni son las mismas que en su día contó a tu hijo, ni al mio, ni a tu nieta, ni a la mía (¡pero si yo no tengo nieta! ¡Da igual! las que le contará a ella cuando nazca no serán las mismas tampoco). Cada uno recibe historias distintas. ¿Y sabes por qué?(tú si lo sabes; ellos todavía no). Porque el Hombre Pelo... siempre cuenta lo que tu necesitas oír.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar